El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo y tiene fanáticos por todos los rincones del planeta.

Pero hay personas para las que no es recomendable consumir cafeína porque son sensibles a ella, están embarazadas, en periodo de lactancia o se encuentran tomando medicamentos que contraindican su consumo.

¿Y eso significa que tienen que renunciar a su bebida favorita?

¡Pues no! Para eso está el descafeinado, y en este artículo vamos a repasar los beneficios de tomar café descafeinado, también las desventajas que tiene, y además, veremos cómo evita los problemas que suelen ir asociados al consumo de café con cafeína.

Pero antes, ¿Sabes realmente lo que es?

¿Qué es el café descafeinado?

El café descafeinado se consigue a partir de granos de café normales y corrientes, es decir, con cafeína, a los que se le elimina la mayor parte de ésta mediante diferentes procesos, ni más ni menos…

El proceso de eliminación de la cafeína varía según el método utilizado, pero generalmente implica métodos húmedos como el remojo o a través de procesos químicos. También puede lograrse aplicando a los granos un tratamiento de presión.

Beneficios y propiedades del café descafeinado (y alguna que otra desventaja)

El café descafeinado es una gran opción para las personas que no pueden tomar café normal. La ciencia ha confirmado que ayuda a vivir más años, mejora la calidad del sueño y reduce los niveles de estrés.

Además, varios estudios han demostrado que el café descafeinado conserva casi todas las propiedades beneficiosas del café normal, excepto las que están directamente relacionadas con la cafeína. 

Todo ello, evitando los inconvenientes que esta puede ocasionar en algunas personas.

Pero ya que hablamos de inconvenientes, vamos a verlos:

Desventajas del café descafeinado

Las desventajas de tomar café descafeinado tienen que ver principalmente con que no disfrutas de las bondades de la cafeína:

  • No te mantiene alerta ni te hace estar más activo.
  • No mejora el rendimiento físico.
  • No te ayuda a quemar grasa.
  • No te protege de las enfermedades neurodegenerativas.

Posiblemente la mayor desventaja de todas, es que no sientes ese chute de energía que te provoca la cafeína y es seguramente lo que los coffe-lovers más echan de menos cuando toman descafeinado.

Beneficios del café descafeinado

Ahora vamos a ver los beneficios para la salud y el bienestar que la ciencia ha demostrado:

Aumenta nuestra longevidad

El café descafeinado contiene nutrientes esenciales para nuestro organismo básicos para nuestra salud como son: la vitamina B2, la vitamina B5, el potasio, el manganeso, el magnesio o la niacina.

Además, el café descafeinado tiene la misma cantidad de antioxidantes que el café normal. Estas sustancias tienen propiedades antiinflamatorias que reducen el daño celular que se va produciendo con el paso de los años.

En resumen, ayuda a mantener nuestro organismo joven durante más tiempo

No afecta al sistema nervioso

El gran problema del café con cafeína es que afecta al sistema nervioso, y aunque para la gran mayoría sus efectos son positivos, a las personas con mucha sensibilidad les puede acabar causando estrés y ansiedad. 

Tomar café descafeinado soluciona totalmente este problema y permite a estas personas disfrutar sin miedo de su bebida favorita.

Lo puede tomar todo el mundo

Hay ciertos grupos de personas para las que el café está contraindicado:

  • Las embarazadas o las que estén dando el pecho a su bebé. 
  • Los que tienen problemas para dormir.
  • Los que sufren problemas digestivos.
  • Los que tienen fuertes migrañas.
  • Los niños.

Sin embargo, ninguna de estas personas tendrá problema si consume café descafeinado y hasta los niños pueden consumirlo sin riesgo.

No genera tolerancia

Cuando tomamos café, notamos que nos pone más activos, de hecho, ese es el principal efecto de la cafeína. 

El caso es que cuando la consumimos a diario, el organismo se va adaptando a ella y va desarrollando tolerancia, que no es ni más ni menos que acabas necesitando mucha más cantidad para conseguir el mismo efecto.

Al no contener cafeína, el descafeinado no genera esa tolerancia y por lo tanto, no hay que hacer ningún “reset de cafeína” cada 2 o 3 meses, algo que sí es recomendable si se consume café normal de manera habitual.

Consumir descafeinado disminuye las probabilidades de padecer cáncer

Lo primero que se ha visto, es que el consumo de cualquier tipo de café, en ningún caso aumenta las probabilidades de padecer cáncer. Eso ya es un beneficio en sí mismo.

Pero lo mejor es que, diversos estudios han demostrado que gracias al efecto de los citados antioxidantes, no solo no aumenta el riesgo de padecer cáncer, sino que disminuye las probabilidades de desarrollar cánceres tan comunes como el de mama, hígado, próstata, páncreas o vejiga.

Este beneficio se ha comprobado tanto en el café normal como en el descafeinado ya que, como he comentado antes, ambos tienen prácticamente la misma cantidad de antioxidantes.

Ventajas de tomar café descafeinado

Verás que la mayoría de ventajas de consumir descafeinado están relacionadas con los efectos negativos que puede tener en algunas personas el consumo de cafeína.

No produce ansiedad

Si tienes problemas de ansiedad o notas que el café te pone demasiado nervioso, la recomendación sería deshacerse de la cafeína.

El descafeinado te va a permitir seguir disfrutando de los efectos positivos del café manteniendo un estado de calma y bienestar.

No te quita el sueño

Ya sabes: la cafeína es enemiga del sueño. Nos mantiene despiertos porque bloquea las moléculas encargadas de decirle a nuestro cerebro que ha llegado la hora de irse a la cama.

Si te cuesta quedarte dormido o no tienes un sueño de calidad, a partir de las 4 de la tarde, opta por el descafeinado. 

Un descafeinado calentito un rato antes de irte a la cama, no solo no va a interferir la calidad de tu sueño, te va a ayudar a dormir como un tronco

No produce acidez

¿Sufres acidez estomacal? La cafeína afecta al flujo gástrico en personas especialmente sensibles. 

Así que ya sabes, el café de después de la comida, mejor descafeinado. No solo evitará que sufras acidez, además puede ayudarte a aliviarla, y también te ahorrarás algún que otro Almax.

No es perjudicial durante el embarazo y la lactancia

El consumo de cafeína durante el embarazo se ha relacionado en algunos estudios con un menor peso del bebé al nacer. 

Los médicos creen que la cafeína, por su capacidad para reducir el flujo sanguíneo, puede hacer que llegue menos sangre a la placenta, y por lo tanto menos alimento al feto, provocando que el crecimiento sea menor. 

En cuanto a la lactancia, ya sabes que todo lo que ingieras pasa a tu bebé a través de la leche. Y como te podrás imaginar, la cafeína no es lo mejor para un sistema nervioso que se está desarrollando.

Así que si estás embarazada o dando el pecho, no tienes porqué renunciar al café y a sus beneficios. Simplemente, ¡pásate al descafeinado por un tiempo!

Conclusión

Si buscas una alternativa al café normal ya sea porque notas que no te sienta bien o porque tu médico te ha recomendado que no tomes bebidas con cafeína, el descafeinado es un regalo del cielo.

Podrás seguir disfrutando de su magnífico sabor y tu cuerpo se seguirá beneficiando de gran parte de los efectos saludables que tiene el café.

Así que, ¿renunciar al café? ¡Jamás! 

Si el normal te pone nervioso, te quita el sueño o por lo que sea, no debes tomar cafeína, el café descafeinado será tu mejor aliado.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)
Leo R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *