Espresso, con leche, capuccino, en cafetera expres, superautomática, de cápsulas… 

Después del agua, el café es la bebida más consumida del mundo. Se calcula que se consumen a diario unas 1.400 millones de tazas en todo el planeta.

Y es normal que guste tanto… Nos despierta, le pone la guinda a nuestras comidas y sirve de excusa para reunirnos con familiares y amigos.

Aunque no todos lo veneran y también tiene sus detractores: que si quita el sueño, que si genera adicción, que si es una bebida “vacía” que no aporta nada a la salud…

Pero, y esta es la pregunta importante, ¿es el café una bebida saludable?

Pues desde hace bastantes años se vienen realizando estudios para descubrir si el café es tan bueno o tan malo como lo ponen… Y te aviso de que las conclusiones han sido sorprendentes. 

Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un estudio que tuvo mucha repercusión en los medios, en el que concluían que 3 tazas de café al día podrían reducir la mortalidad prematura entre un 8% y un 18%. 

En este artículo vamos a repasar los beneficios del café para la salud que la ciencia ha demostrado, y de paso, desmontaremos algún que otro mito que circula alrededor de esta bebida.

Propiedades y beneficios del café para la salud

En este post no solo te voy a hablar de los beneficios del café para la salud del cuerpo, también veremos los que tiene para nuestra salud mental, que son muchos y para nada es menos importantes. 

Pero antes, vamos a repasar lo que dice la ciencia sobre lo que le puede aportar a la salud de nuestro cuerpo:

¿En qué beneficia el café a nuestro cuerpo?

Es muy habitual que las cosas que más nos gustan no sean buenas para nuestra salud. Un claro ejemplo son las bebidas azucaradas, la bollería, el alcohol, etc.

Pero, ¿puede ser realmente sano algo que está tan rico y que te aporta energía?

¡Pues sí que puede sí! De hecho, estudios como este han demostrado que el café es bueno para tu salud. 

A continuación voy a enumerar algunos de los beneficios que se han demostrado:

Ayuda a vivir más años

¿Eres de los que piensa que el café está muy bueno pero es una bebida “vacía”? Pues de eso nada, contiene una buena cantidad de nutrientes esenciales para nuestro organismo tan importantes como:

  • Vitamina B2.
  • Vitamina B5.
  • Potasio.
  • Manganeso.
  • Magnesio.
  • Niacina.

Y además está cargado de antioxidantes. Esas maravillosas sustancias que mantienen nuestro cuerpo joven y que son una especie de elixir de la juventud. En resumen, aumenta nuestra longevidad.

Mejora el rendimiento físico

Otro de sus beneficios demostrado es que aumenta los niveles de adrenalina, una hormona responsable de preparar nuestro cuerpo para realizar un esfuerzo físico. 

La mejora del rendimiento deportivo es la razón por la que muchísimos deportistas de élite lo consumen. Así que también puede ayudarte a tí a rendir mejor en el deporte que te guste practicar.

Es un potente quemagrasas

¿Has tomado alguna vez uno de esos suplementos para adelgazar? Haz memoria… ¿a que llevaba cafeína? 

La cafeína actúa como un auténtico quemagrasas. Pero ojo, eso no quiere decir que ese cruasán de mantequilla se vaya a convertir en lechuga por que lo acompañes con un café. 

Si quieres algo que te ayude a perder esos kilos demás, el café puede ser un gran aliado siempre y cuando lleves una dieta ajustada a tus objetivos.

Reduce el riesgo de padecer diabetes

Si tomas de 2 a 3 tazas al día puedes reducir el riesgo de contraer diabetes tipo II hasta en un 30%… poca broma. 

Y no solo la previene, como refleja este artículo, es una bebida especialmente recomendada para personas diabéticas.

Eso sí, si ya eres diabético, recuerda tomar café de especialidad e intenta evitar a toda costa el torrefacto, ya que, por si no lo sabes, el café torrefacto está recubierto de azúcar y además, es bastante malo. 

Por eso no es buena opción para diabéticos ni para nadie que quiera aprovechar al máximo los beneficios de esta maravillosa bebida.

Disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular

Parece contradictorio ¿verdad? Pues resulta que como puedes ver en este artículo, la Fundación Española del Corazón recomienda el consumo de café basándose en un estudio muy importante que concluyó lo siguiente: 3 o 4 tazas diarias de café protegen contra enfermedades y accidentes cardiovasculares como el infarto agudo de miocardio o el ictus.

No se conoce con exactitud el mecanismo de acción, pero parece que la presencia de los citados antioxidantes es el responsable de cuidar de nuestro corazoncito. 

Menos probabilidades de padecer cáncer

También se ha demostrado que consumir café se asocia con menos riesgo de contraer cáncer de:

  • Vejiga
  • Hígado
  • Mama
  • Próstata
  • Páncreas.

Y encima, no aumenta el riesgo de padecer ningún tipo de cáncer. 

¿El mérito? Nuevamente, los benditos antioxidantes. Pero recuerda que las frutas y verduras también los contienen, así que no hace falta que vayas todo el día con un termo de café pegado al cuerpo, que nos conocemos…

Beneficios del café a nivel mental

Sus innumerables propiedades ayudan a que diversas funciones cognitivas funcionen correctamente durante más tiempo, mejorando la longevidad de nuestro cerebro por diferentes vías.

Como refleja este artículo científico, sus bondades van mucho más allá de ayudarte a estar espabilado.

Y ahora vamos a ver concretamente en que aspectos beneficia el café a nuestro cerebro.

Nos mantiene alerta

¿No eres persona hasta que no te tomas tu café mañanero? 

La cafeína bloquea en el cerebro los receptores de adenosina, una de las sustancias responsable de inducir al sueño. 

Así que, si te has despertado más zombie que los de The Walking Dead, un buen cafelito te espabilará y te dará claridad mental para empezar el día. Y no, no es solo una impresión, estudios como este lo confirman.

Previene enfermedades neurodegenerativas

Hasta 24 compuestos se han encontrado en el café que pueden ayudar a protegerte contra enfermedades tan devastadoras como el alzhéimer, el párkinson o la demencia.

Entre dichos compuestos están la cafeína, por supuesto, y algunas enzimas que actúan como bloqueadores químicos en el cerebro, e impiden o retrasan la aparición de estas enfermedades. Además, sus antioxidantes también protegen y retrasan la degeneración de las neuronas.

En personas que ya padecen deterioro cognitivo, el café puede ayudar a mejorar la memoria y concentración.

Es un potente antidepresivo

Más café y menos Prozac. 

Un estudio muy potente realizado por las universidades de Harvard y Columbia en 50.000 mujeres durante un período de 10 años, reveló que las que tomaban al menos 4 tazas de café al día tenían un 20% menos de riesgo de padecer trastornos depresivos

Tomar café nos genera bienestar

¿A quién no le saca una sonrisa una tacita de café humeante? 

Está demostrado que el café hace que el cerebro libere dopamina, ya sabes, la “hormona del placer”. Así que una vez más, no es solo que nos lo parezca, es que biológicamente el café nos hace sentir de mejor humor.

Y algunos se preguntarán… ¿todas estas bondades también las puedo disfrutar en un café descafeinado?

Pues vamos a verlo…

Beneficios del café descafeinado

El café descafeinado no es más que café normal y corriente al que se ha extraído la mayor parte de su cafeína mediante diferentes procesos. 

Mucho se ha dicho sobre si estos procesos son perjudiciales para la salud, pero lo cierto es que la ciencia ha acabado por demostrar lo contrario. Según el resultado de varios estudios, parece ser que conserva casi todas las propiedades beneficiosas del café normal, excepto las que están directamente relacionadas con la cafeína. Por otra parte, evita los inconvenientes que esta puede ocasionar en algunas personas, como por ejemplo:

Ansiedad

Si tienes problemas de ansiedad o notas que el café te pone demasiado nervioso, la recomendación sería deshacerse de la cafeína. El descafeinado te va a permitir seguir disfrutando de los efectos positivos del café manteniendo un estado de calma y bienestar.

Insomnio

Ya sabes: la cafeína es enemiga del sueño. Ya hemos visto que la cafeína nos mantiene despiertos porque bloquea las moléculas encargadas de decirle a nuestro cerebro que ha llegado la hora de irse a la cama.

Si te cuesta dormirte o no tienes un sueño de calidad, a partir de las 4 de la tarde, opta por el descafeinado. 

Un descafeinado con leche un ratito antes de ir a dormir, no solo no va a interferir la calidad de tu sueño, te va a ayudar a dormir como un tronco. 

Acidez

¿Sufres acidez estomacal? La cafeína afecta al flujo gástrico en personas especialmente sensibles. 

Así que ya sabes, el café de después de la comida, mejor descafeinado. No solo evitará que sufras acidez, además puede ayudarte a aliviarla, y también te ahorrarás algún que otro Almax.

Embarazo y lactancia

El consumo de cafeína durante el embarazo se ha relacionado en algunos estudios con un menor peso del bebé al nacer. Los médicos creen que la cafeína, por su capacidad para reducir el flujo sanguíneo, puede hacer que llegue menos sangre a la placenta, y por lo tanto menos alimento al feto, provocando que el crecimiento sea menor. 

En cuanto a la lactancia, ya sabes que todo lo que ingieras pasa a tu bebé a través de la leche. Y la cafeína no es lo mejor para un sistema nervioso que se está desarrollando.

Así que si estás embarazada o dando el pecho, no tienes por qué renunciar al café y a sus beneficios. Simplemente, ¡cambia por un tiempo al descafeinado!

¿Es malo tomar café?

La respuesta es corta es NO. Después de años de investigación, los estudios han dejado claro que el café no es una bebida peligrosa, y si has llegado hasta aquí ya has visto que contribuye a que tengamos una mejor salud.

Pero cuidado, tiene sus matices, y vamos a ver que hay ciertos casos en los que no es recomendable consumirlo.

Los médicos recomiendan no tomar café a las personas que se encuentren en alguna de las siguientes circunstancias porque podrían llegar a tener problemas más serios que un simple malestar:

  • Embarazadas, las que están tratando de concebir o dan el pecho.
  • Los que tienen problemas digestivos.
  • Los que padecen insomnio.
  • A los que le han diagnosticado osteoporosis. 
  • Si sufres migrañas recurrentes.
  • Si tomas ciertos medicamentos (consulta con tu médico).

Sé que no sirve de consuelo si eres un coffee lover, peeero siempre puedes recurrir al descafeinado. De eso hablaremos más adelante.

Otro punto a tener en cuenta (y sé que con esta afirmación no voy a descubrir nada), es que la dosis importa, y como dicen, “todo en exceso es malo”.

Que sí, lo sé, es un topicazo, pero eso no significa que no sea verdad y hasta el agua en exceso es mala.

Y nuestro querido café no iba a ser menos, y si te pasas, se ha demostrado que puede ocasionar problemas como:

  • Dolor de cabeza.
  • Tensión alta.
  • Insomnio.
  • Aumento del colesterol.
  • Acidez.

¡Que no cunda el pánico! Estamos hablando de un exceso. La buena noticia es que los estudios sugieren que ese “exceso” se refiere a más de 4 o 5 tazas al día para un adulto sano, que ya está bastante bien.

¿Cuánta cafeína se puede tomar?

Está claro que una buena taza de café nos ayuda a afrontar el día a día con un plus de energía.

Pero… ¿Cuánta cafeína le puedes meter al cuerpo sin acabar tirándote de los pelos?

Según diversos estudios, la norma general se sitúa en unos 400mg de cafeína diarios para un adulto sano.

Vale muy bien, ahora la pregunta es… ¿Cuántas tazas es eso? Pues el equivalente a cuatro tazas de café. No está mal la verdad y me parece que es una cifra bastante razonable. 

De todas formas, no se trata de tomar este dato como algo rígido. Debe servir como una referencia, y lo ideal es que valores como te sienta a ti, porque cada persona es un mundo.

Otra cosa importante y que puede mejorar tu relación con la cafeína es hacer lo que algunos llaman “ciclado de cafeína“. Explicado de forma sencilla es que cuando la consumimos a diario, nuestro cuerpo se va adaptando y cada vez necesitamos más para conseguir el mismo efecto, y es fácil que nos acabemos pasando de la cantidad máxima recomendada.

Para evitarlo, se recomienda que cada 2-3 meses, se haga un “descanso” de unas 2 semanas (por ejemplo tomando descafeinado), en ese periodo nuestra tolerancia a la cafeína volverá a disminuir y cuando la retomemos, volverá a hacer efecto en pequeñas cantidades.

En fin, ya lo has visto, el café es mucho más que una bebida que nos activa y que nos hace sentir bien. La ciencia ha demostrado que, en su justa medida, nos aporta salud y bienestar.

Así que espero que a partir de ahora disfrutes todavía más del café sabiendo que no solo te aporta placer, sino que esconde un conjunto de virtudes que mejoran tu salud física y mental… Eso sí, siempre que lo tomes en su justa medida.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *