Comer sano sin tener que complicarte la vida es posible desde que aparecieron las freidoras sin aceite. En poco tiempo se han convertido en un electrodoméstico que no puede faltar en cualquier cocina.

Una de las dudas más repetidas por sus usuarios es: —¿Cómo se limpia una freidora sin aceite? Y este es un tema que no está del todo claro.

Y es que, aunque sea un electrodoméstico bastante limpio que apenas usa aceite, al final, como todos, toca limpiarlo para que se conserve como nuevo.

Para que nuestra freidora de aire pueda durarnos años y no altere el sabor de los alimentos, hay que limpiarla correctamente, y en este artículo te enseñaremos paso a paso cómo hacerlo de manera sencilla y sin apenas esfuerzo.

Si te interesa conocer los modelos que más se venden de todas las gamas, te recomiendo nuestro artículo sobre las mejores freidoras sin aceite de 2022.

Preparando la freidora de aire para limpiarla

Antes que nada, debes desenchufar la freidora y esperar a que esté fría si la has usado recientemente… Esto es para evitar accidentes.

Básicamente, la limpieza de una freidora de aire se divide en tres pasos:

  • Limpieza del contenedor (cajón y cestillo).
  • Limpieza de la resistencia.
  • Limpieza del exterior.

¿Qué necesito para limpiar mi freidora sin aceite?

Verás que no se necesita nada especial y son cosas que todos tenemos normalmente en casa. Nuestra recomendación es que tengas todo la mano para que trabajes cómodamente y no estés dando vueltas buscando lo que te falta:

  • Jabón lavaplatos tipo Fairy o similar.
  • Vinagre blanco (especial para limpieza).
  • Bicarbonato y ½ Limón.
  • Papel de cocina.
  • Esponja suave o paño de microfibra.
  • Agua caliente.
  • Cepillo de dientes reciclado de cerdas suaves o dureza media

¡Ojo! No utilices esponjas ni cepillos de acero, ya que pueden dañar el revestimiento de la resistencia, así como el antiadherente del cestillo y el cajón. De igual manera, evita el uso de detergentes abrasivos o lejías porque pueden dañar los materiales.

Cómo limpiar la freidora de aire por dentro

Ahora sí, vamos a ver cómo limpiar cada parte de nuestra freidora.

Limpieza de los recipientes

Primero, procede a limpiar los recipientes principales (cajón y cestillo), así le darás tiempo para que se sequen mientras vas con el resto de la freidora… Para hacerlo, sigue estos simples pasos:

  1. Retira el cajón y el cestillo de la freidora y colócalos en el fregadero.
  2. Con el papel de cocina y quita el aceite y los restos de alimentos incrustados que puedan haber.
  3. En un recipiente pequeño, vierte un poco de agua caliente (o tibia) y añade una cantidad razonable de jabón lavaplatos. Remoja la esponja y limpia cada pieza utilizando la cara suave.
  4. Si notas que todavía hay restos de alimentos incrustados o que la grasa está muy adherida, aplica este simple truco: coloca el cestillo en el cajón y agrega vinagre blanco, luego espera unos 15 – 20 minutos… Esto ayuda a desprender la grasa y ablandar los residuos fuertemente incrustados.
  5. Utiliza el cepillo de dientes reciclado para retirar los restos de comida en las rendijas del cestillo y en el fondo del cajón.
  6. Enjuaga las piezas en el fregadero con agua tibia y déjalas secar. En caso de que aún las notes un poco grasientas, límpialas de nuevo con la mezcla de agua tibia y lavaplatos usando la esponja.

Cómo limpiar la resistencia de la freidora de aire

Es una duda que tienen muchos usuarios y no es de extrañar que sea así… La resistencia es prácticamente el corazón de la freidora pero también se ensucia y por eso hay que ir con cuidado cuando se vaya a limpiar

Por lo general, la resistencia de la freidora se encuentra encima del cajón, de hecho, te mostraremos los pasos para proceder a limpiar en este caso, pero ten en cuenta que algunas freidoras de gran capacidad —las que tienen dos zonas de cocción, por ejemplo—, cuentan con dos resistencias, así que deberás limpiar cada una de ellas.

  1. Habiendo retirado el cajón y la cesta, coloca la freidora boca abajo para acceder a la resistencia con facilidad.
  2. En un recipiente pequeño, vierte un poco de agua tibia, bicarbonato y el zumo de medio limón —esta mezcla ayuda a eliminar la grasa y los malos olores.
  3. Humedece la esponja en la mezcla y, con la cara rugosa, frota por toda la resistencia. Aprovecha también para limpiar las paredes interiores de la freidora.
  4. Utiliza un cepillo para quitar la suciedad en esos lugares difíciles donde no llegas con la esponja, como la parte posterior de la resistencia y las paredes inferiores, humedeciéndolo en la mezcla antes de cada pasada.
  5. Frota un paño de microfibra humedecido solo con agua por la resistencia y las paredes interiores para recoger cualquier residuo que haya quedado.
  6. Introduce el cajón en la freidora y colócala en su posición habitual. Enciéndela durante un par de minutos y probablemente notarás que han caído algunos residuos en el cajón… retiralos con un paño húmedo.

Limpieza de la parte exterior

Finalmente queda limpiar la cubierta de la freidora, que aunque no es algo que debas hacer tras cada uso, hay que ir con cuidado, pues, la mayoría son de acero inoxidable, plástico o una combinación de ambos materiales que son propensos a rayarse

Por esta razón, lo recomendable es proceder de la siguiente manera:

  1. Humedece un paño de microfibra en agua jabonosa y limpia toda la cubierta de la freidora.
  2. Para quitar el jabón, limpia nuevamente con el paño (humedecido sólo con agua).
  3. La parte del panel con botones puedes limpiarla, igualmente con un paño pero en este caso mejor que esté seco.

¿Con qué frecuencia hay que limpiar la freidora de aire?

Una de las ventajas de estas freidoras es que no necesitan un limpiado intensivo, ya que al usar una cantidad mínima de aceite no se ensucian mucho.

Lo recomendable es retirar los residuos con papel de cocina después de cada uso y limpiarla en profundidad cada 15 días si no le das un uso intensivo. Si es así, cada semana o diez días será suficiente para que se conserve en perfecto estado. Además, de esta forma los alimentos no cogen olores o sabores extraños.

Pues hasta aquí este artículo, como has podido ver, la limpieza de las freidoras de aire no tiene ningún misterio y aplicando lo que te hemos explicado en este artículo, tendrás freidora para rato.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 3)
Lola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *